• |
  • |

Evolución de la siniestralidad en el sector agrícola español en la última década

agricultura alimentación

El  sector  agrario español  presenta  una  gran  singularidad  respecto  a  la  exposición  de  sus trabajadores a los riesgos laborales. Aunque en lo que se refiere a los accidentes  de  trabajo  registrados  sus  índices  muestran  un  nivel  de  daño  inferior  al  de  otros  sectores,  tales  como  la  industria  y  la  construcción,  la  evolución  de  estos  indicadores  en  los  últimos  años  indican la necesidad de actuar para mejorar la gestión de la PRL en las actividades agrarias.

En el siguiente cuadro se puede apreciar la evolución del índice de incidencia de los trabajadores adscritos a la rama de actividad de agricultura, ganadería, caza y silvicultura durante los últimos diez años, extraídos de los anuarios de estadísticas sociales y laborales del actual Ministerio de Trabajo y Economía Social.

(para consultar los datos descargar el archivo aquí)

 

 

 

 

 

 

 

El índice de incidencia de accidentes de trabajo con baja en trabajadores afiliados del sector agrario se encuentra muy próximo al de industria y ambos por debajo del de construcción, aunque muy por encima del total de actividades.

 

 

 

 

 

 

 

De mayor interés es analizar la evolución en el tiempo de estos índices, ya que en la siguiente gráfica podemos observar cómo ha evolucionado respecto a la media de la incidencia total en España el caso concreto del sector agrario.
Como se puede ver el i.i. del sector agricultura en la última década siempre ha estado por encima de la Incidencia total media en España.

 

 

 

 

 

 

 

 

Como podemos apreciar esta diferencia en cuanto a la superioridad de la incidencia de los accidentes de trabajo CB en jornada del sector agrícola respecto al global de la incidencia española se ha ido acrecentando cada vez más en los últimos 10 años.
Este hecho lo podemos apreciar numéricamente en la tabla 2 que se muestra a continuación:

Se ha pasado en el año 2009 de una superioridad de la incidencia del 5,7% respecto de la media española, a una superioridad de dicha incidencia del 64,8% en el año 2019.

Esta brecha cada vez mayor es lo que ha motivado a Umivale al lanzamiento de una Guía específica para ayudar en la gestión de la PRL en el sector agrícola y ganadero, cuyo objetivo es ayudar a las empresas y trabajadores del sector  a identificar los principales factores de riesgo y a plantear una serie de medidas de prevención de riesgos laborales que contribuyan a la reducción de dicha incidencia en el sector.

Las características específicas del sector agrario, como la diversidad de tareas, el trabajo con maquinaria pesada y animales, el uso de productos fitosanitarios y otras sustancias químicas, las elevadas exigencias de carácter físico de las tareas propias de la actividad, realizadas en ocasiones con exposición a temperaturas ambientales extremas, el aislamiento en el lugar de trabajo, etc., ocasiona una gran variedad de riesgos laborales a los cuales están expuestos los trabajadores y que deben abordarse de una forma adecuada.

En 2019 se produjeron en el sector agrario 37.091 accidentes de trabajo con baja en jornada, de los cuales 36.581 fueron leves, 452 graves y 58 mortales. Además de las 1.239 recaídas de accidentes de trabajo en jornada, de las que 17 se calificaron como graves. Estas cifras junto con el incremento del 4´7% del total de accidentes con baja en jornada del sector respecto al año 2018, han sido otro de los motivos que han llevado a umivale a elaborar un guía específica para ayudar en la gestión de la PRL en el sector agrícola y ganadero.

Si nos fijamos en el periodo Enero-Abril, aunque a nivel global se haya reducido el número de accidentes laborales con baja en jornada, si comparamos los datos de 2020 respecto a 2019, hay que señalar un incremento global de los accidentes mortales en jornada de un 23,5% en el conjunto de sectores, pasándose de  149 a un total de 184 fallecidos. Lo especialmente llamativo es el incremento que se produce en el Sector Agrícola comparando ambos periodos, los accidentes mortales en el sector se han incrementado un 237,5%, pasándose de 8 fallecidos en 2019 a un total de 27 fallecidos en el mismo periodo de 2020.

Este incremento en el número de fallecidos del sector agrícola, junto con el incremento continuado de la incidencia del sector respecto a la incidencia media en España debe motivarnos a actuar e intentar ponerle freno a la situación actual.

En esta nueva guía se espera dar respuesta a las cuestiones relacionadas con los principales riesgos laborales existentes en el sector, tanto en relación con la siniestralidad y las enfermedades profesionales que se pueden producir como en relación a los diferentes factores de riesgo, como la maquinaria agrícola y en concreto el tractor por su elevada presencia en el sector, los productos fitosanitarios y otros productos químicos que se pueden encontrar en las explotaciones agrarias, riesgos físicos como los derivados de las condiciones ambientales, las vibraciones, los trastornos musculoesqueléticos, etc.

 

Fuente: Elaboración propia a partir de datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social

Autor: José Luis Cebrián Angulo, Responsable PRL en Umivale

 

 

07/07/2020


También te puede interesar