• |
  • |

¿La edad influye en las ausencias al trabajo?

trabajadores edificio

¿Es la edad un factor determinante para tener más ausencias al trabajo por motivos de salud? ¿Son más largas las bajas cuanto más edad se tiene o al contrario?

En artículos anteriores, hemos analizado la influencia de los ciclos económicos en la tasa de incapacidad temporal, también el tamaño de la empresa o la ubicación territorial de las mismas y, en este artículo, vamos a detenernos en analizar otro factor a considerar en la gestión de las ausencias al trabajo por motivos de salud: la edad.

Analizaremos este indicador, tomando como referencia seis tramos de edad, diferenciando si el motivo es por contingencia profesional o común, y teniendo en cuenta tanto la tasa de ausencias como la de incidencia (fuente: Memoria de actividades de Umivale 2018).

A simple vista, las dos primeras conclusiones son evidentes, primera: a mayor edad, mayor tasa de ausencias (6,78% vs 2,96% de la media) y mayor índice de incidencia (36% vs 29,7% de la media) y segunda: se confirma la tendencia alcista del absentismo que es global ya que, en todos los tramos de edad, empeora tanto la tasa de ausencias como la incidencia respecto a 2017.

Pero, ¿qué más diferencias y curiosidades se observan? ¿Ocurre lo mismo en las bajas por contingencia profesional que en las bajas por contingencia común?

Vamos a centrarnos primero en la incidencia*. ¿En qué tramos y contingencias tenemos mayor tasa? Pues en contingencia profesional se produce una curva en la incidencia bastante evidente.

En el gráfico, se observa que los más jóvenes presentan la misma incidencia que los mayores de 60 años en contingencia profesional, es decir, son los grupos de población que más siniestros laborales en relativo han tenido en Umivale, mientras que los tramos intermedios tienen algo menos.

Este comportamiento podría deberse a la experiencia y el consiguiente exceso de confianza, propia de los mayores y, lo contrario, la falta de la misma y la escasa sensibilidad hacia los riesgos, típica de los jóvenes.

Sin embargo, no debemos perder de vista otros tramos de edad, muy próximos a los que muestran las mayores tasas de incidencia por contingencia profesional, tales como los trabajadores entre 51 a 60 años y los de más de 21 años con unos ratios también superiores a la media de Umivale. 

¿A qué se debe este repunte en estos grupos? Pues fundamentalmente a las mismas razones que hemos apuntado anteriormente: la siniestralidad laboral es directamente proporcional a la falta de experiencia y al exceso de confianza.

En contingencia común, en cambio, la incidencia no se comporta de un modo lineal/progresivo según la edad. Hasta los 40 años, la tasa es superior a la media (que es lo que suele oírse “en la calle”, que los más jóvenes “se cogen más bajas”), para luego descender y volver a subir a partir de los 60, con lo cual, el factor edad no deja claro que sea lo que provoque un mayor número de casos de incapacidad temporal, siempre.

En efecto, existen otras circunstancias que pueden afectar a este indicador relacionadas, por ejemplo, con necesidades de conciliación (“no satisfechas”) que se ven reflejadas en los tramos de edad de personas con hijos pequeños o la falta de arraigo con la cultura de empresa, la mayor temporalidad de sus contratos o, simplemente, la sensación de que “aquí estoy de paso” que empuja a los jóvenes trabajadores a cogerse bajas.

Sin embargo, la incidencia vuelve a bajar entre los 41 a 50 años, coincidiendo  el tramo de edad que, aparentemente, suele presentar una mayor estabilidad tanto laboral como personal.

Y ahora nos vamos a comprobar si el comportamiento es el mismo con la tasa de ausencias, y observamos que no, que aquí, tanto en contingencia común como en profesional, a mayor edad, mayor es la tasa…

Por lo tanto: los mayores de 60 años enferman “algo más”, pero cuando lo hacen es por mucho más tiempo, debido una habitual concurrencia de enfermedades crónicas y la mayor frecuencia con la que se complican sus procesos en ocasiones de mayor gravedad.

Fenómeno multivariable

Pero como siempre decimos, el absentismo es un fenómeno complejo y multivariable y no podemos quedarnos con una conclusión pesimista de que a mayor edad siempre más bajas y de mayor duración, porque como venimos indicando en artículos anteriores, nos impediría actuar sobre la gestión de la salud de las personas, en especial las de mayor edad, y conocemos casos de éxito y buenas prácticas en esta materia.

Recordemos, además, que el mercado de trabajo está cambiando constantemente en función de múltiples factores modulados por los ciclos económicos, la globalización, la mayor especialización, etc., que dificultan/atrasan, de un lado, la incorporación de los más jóvenes y, de otro, la salida de los más veteranos.

Por si fuera poco, el envejecimiento de la población es una realidad: la esperanza de vida aumenta y la incorporación de los jóvenes al mercado laboral se retrasa paulatinamente. Esta realidad supone un importante desafío para la sociedad en general y para las empresas en particular, siendo necesario un cambio de mentalidad para adaptar el mundo empresarial a la situación demográfica actual.

Este cambio de mentalidad en la empresa exige necesariamente fomentar políticas y programas de inversión que promuevan la salud física y mental de los individuos que conforman las organizaciones, abordando acciones en diversas esferas: la adecuación del puesto de trabajo, una óptima gestión de la diversidad generacional, el aprovechamiento del mentoring de los trabajadores de mayor edad, la promoción de hábitos y estilos de vida saludables, etc.

En Umivale, como cogestores de la salud de los trabajadores de las empresas mutualistas, consideramos esencial abordar como un ámbito de actuación prioritario la gestión de la edad en el trabajo, tanto desde la perspectiva de la prevención de riesgos laborales como de la gestión de recursos humanos y su salud, como factores imprescindibles para contener el absentismo laboral.

Gestión de Absentismo

 

* Número de bajas nuevas por cada 1000 trabajadores en relación con la plantilla media de una empresa.

31/10/2019


También te puede interesar