• |
  • |

Tipos de test para detectar la COVID-19 y sus características

test coronavirus

Con la llegada del plan de desescalada quisiéramos saber si hemos estado infectados o no antes de salir a la calle y volver a la vida “normal”. Por ello lo más demandado ahora son los test de detección de la COVID-19.

En términos generales, los métodos de detección del virus pueden clasificarse en tres tipos de pruebas, cada una de ellas con sus ventajas y limitaciones:

-    Test de detección del material genético del virus mediante la técnica de PCR
-    Test de detección de antígenos virales, que detectan el virus como entidad individual
-    Test serológicos, que detectan los anticuerpos generados en el organismo huésped infectado

 

Puedes consultar aquí una infografía con los tipos de pruebas que hay en la actualidad

 

 

 

Entrevista a Juani Espinosa, Coordinadora de Enfermería de umivale, en el programa Aragón en Abierto de Aragón TV

Entrevista a Juani Espinosa en el diario Información de Alicante

 

Test mediante la técnica de PCR

Los test de detección del material genético del virus usan la técnica de PCR (Polymerase Chain Reaction, o reacción en cadena de la polimerasa). Es la técnica diagnóstica de referencia por su alta sensibilidad y especificidad y es una parte esencial del rastreo y las pruebas de contacto. Permite detectar y amplificar un fragmento del material genético del virus, que en el caso del Coronavirus es una molécula de ARN.

Las muestras recomendadas para el diagnóstico microbiológico serán preferentemente las que se obtienen del tracto respiratorio superior: frotis nasofaríngeo (de preferencia por ser el lugar donde se detecta mayor carga viral) y/o orofaríngeo.

La PCR es una prueba de detección precoz ya que permite detectar la presencia del virus en las primeras fases de la infección respiratoria. El resultado positivo confirmaría que el paciente está infectado por el SARS-CoV-2. SI la PCR no detecta el material genético del virus su resultado sería negativo e indicaría que la persona no está infectada, pero a pesar del resultado cuando hay una sospecha clínica importante se debe realizar otra PCR de confirmación. Una PCR puede dar positiva aun en ausencia de síntomas si el paciente se encuentra en el periodo de incubación. 

Ventajas:

Técnica bien establecida, comercializada por multitud de compañías.
Fácilmente adaptable a tantas secuencias diana como sea necesario en un tiempo relativamente corto, una vez se conoce la secuencia genómica a detectar.
Producción de test a gran escala.
Elevada especificidad, debido a la elección precisa de zonas del genoma exclusivas de la diana a detectar.
Elevada sensibilidad debido al proceso inherente de amplificación exponencial.

Limitaciones:

Precisa personal altamente especializado para minimizar uno de sus principales problemas: la contaminación inherente.
Instrumentación especializada por lo que limita su uso a laboratorios especializados.
Problemas de reproducibilidad y fiabilidad, lo que dificulta su estandarización para llevar a cabo por personal no especializado.
Tiempo de resultado relativamente largo (requiere de 2 a 5 horas para la obtención de resultados).
Relativamente costosa.

 

Test de  detección del virus como entidad individual

En este caso la detección no es del material genérico contenido sino del virus entero a partir de la detección de los llamados antígenos virales (es decir las proteínas que lo conforman). Una forma de detectarlo es usar los llamados Test Rápidos de Detección de Antígenos (RADTs, rapid antigen detection tests). Los más habituales se basan en ensayos de flujo lateral o tiras reactivas (salvando algunas diferencias, parecidos a los tests de embarazo disponibles en farmacias).

Suelen estar fabricados en materiales adsorbentes (como derivados de celulosa) y contienen ya adsorbidos distintos reactivos que cuando entran en contacto con la sustancia diana a detectar conducen a un cambio detectable a simple vista.

Se recoge también una muestra nasofaríngea del paciente, se mezcla con solución reactiva y se depositan unas gotas de la mezcla en la tira reactiva. La lectura del resultado, generalmente visual, se puede realizar al cabo de pocos minutos en la zona de captura o detección.

Ventajas:

Rapidez en la obtención de resultados (entre 5-15 minutos entre la toma de muestra y la lectura de resultados)
Bajo coste y producción masiva
Es una técnica bien establecida, que comercializan multitud de compañías para otras aplicaciones
Puede ser utilizada directamente en el sitio de toma de muestra, no requiere de instrumentación compleja externa y no requiere de personal especializado para su análisis ni para la lectura de resultados
Con una sensibilidad adecuada, la técnica puede teóricamente diagnosticar la enfermedad desde el primer día en el que el virus está presente en el organismo

Limitaciones:

Limitada sensibilidad. Posibilidad elevada de falsos negativos (ausencia de detección cuando la carga viral es baja)
Problemas de reproducibilidad (de lote a lote). Problemas de falsos positivos y/o negativos
Respuesta esencialmente cualitativa (tipo SÍ/NO). No aporta información de la cantidad de virus presente

 

Test serológico

Los test serológicos se basan en la detección indirecta del virus, a través de la medida específica de los anticuerpos generados por el propio organismo de la persona infectada. No es necesario que la infección esté activa, es decir, que el virus este todavía presente en el organismo infectado, por lo que es útil no solo como método de diagnóstico, sino también en estudios epidemiológicos, pues permite medir los niveles de anticuerpos con el tiempo.

Además, se puede diferenciar entre distintos tipos de anticuerpos que se producen en las distintas etapas de la infección:

Inmunoglobulinas M (IgM) que se generan al principio, indican un proceso de infección aguda por el virus

Inmunoglobulinas G (IgG), más abundantes, indican los anticuerpos protectores que se han generado como respuesta a la infección

En definitiva, los test serológicos pueden proporcionar información valiosa respecto a una infección activa o a un contagio previo. Puede ser por tanto una herramienta de diagnóstico masivo, especialmente importante en SARS-CoV-2, donde hay un número muy elevado de pacientes asintomáticos y el periodo de incubación parece indicar que puede alargarse hasta aproximadamente 14 días antes de la aparición de síntomas.

Se realiza mediante extracción de sangre (puede ser capilar). La muestra se transfiere directamente al test (visual generalmente) y el resultado se obtiene al cabo de pocos minutos en la zona de captura o detección.

Ventajas:

Rapidez (entre 5-15 min entre extracción de muestras y resultados)
Muestra de sangre capilar, lo que implica extracción sencilla mínimamente invasiva. Muestras con baja o nula carga viral y por tanto no infecciosas (no se espera presencia del virus en estas muestras)
Es una técnica bien establecida y adaptable a diferentes antígenos
Producción masiva y posiblemente de bajo coste
Puede ser utilizada directamente en el sitio de toma de muestra, no requiere de instrumentación compleja externa, y no requiere de personal especializado para su análisis ni para la lectura de los resultados.

Limitaciones:

Limitada sensibilidad. Posibilidad elevada de falsos negativos.
Problemas de reproducibilidad (de lote a lote). Problemas de falsos positivos y/o negativos.
Respuesta esencialmente cualitativa (tipo SÍ/NO).
El sistema inmunológico requiere un tiempo para activarse y generar los anticuerpos (entre 2-3 días, o incluso más dependiendo del estado de salud de cada persona).
Variabilidad inherente la respuesta inmune de cada individuo.

 

Autor: Juani Espinosa, Coordinadora de Enfermería Dirección Médica de Umivale. Máster en Deterioro integridad cutánea, úlceras y heridas

> Volver a la Newsletter

15/06/2020


También te puede interesar