• |
  • |

El impacto del coronavirus en el absentismo laboral

absentismo. portatil

El coronavirus Sars-2 ha llenado y sigue llenando páginas y páginas de información, no solo en términos de salud sino también su impacto emocional, social y económico.

Pero si hay un tema que aún no se ha abordado es el impacto que está teniendo la pandemia en la Salud Laboral de las personas trabajadoras, de su incidencia en los procesos de bajas y de las jornadas perdidas que está ocasionando. En definitiva, el impacto del coronavirus en el fenómeno conocido coloquialmente como absentismo laboral.

El constante aumento de las ausencias laborales por motivos de salud es una realidad. Desde 2013 venimos constatando el continuo incremento del indicador pero el coronavirus ha provocado un récord absoluto en las tasas.

 

Tasa o índice de Incidencia

 

Casi 4 de cada 100 trabajadores ha tenido una baja laboral en estos tres últimos meses, concretamente desde la primera semana de marzo hasta el mes de mayo. Si bien, como se puede observar en la imagen, el 67% de las bajas se produjeron en marzo, en abril descendió el dato y su produjo el 23% y ya en mayo tan sólo el 10% restante.

Pero lo más destacable en este punto es que, del total de bajas producidas, sólo el 22´7% lo han sido por haber contraído la infección, mientras el 77´3% restante han sido bajas por aislamientos varios (sospechas de contagio, contacto o exposición o aislamientos preventivos de personal especialmente sensible).

 

 

 

Esa incidencia del 3´74% lleva detrás unas jornadas de ausencia, que dividido por las jornadas potencialmente trabajables y multiplicado por 100% nos da como resultado la “tasa de ausencias”, o absentismo laboral.

 

 

Comparativa de los datos

% Tasa de Ausencias Ene-May´20

 

 

Como se puede observar en el gráfico, tenemos tres tasas diferentes:

-    La tasa Accidente de Trabajo (AT), que en los meses de abril y mayo ha descendido del 0´40% (marzo) al 0´28% (mayo) debido al descenso de la incidencia por la escasa actividad durante el confinamiento.

-    La tasa de ausencias por Contingencia Común (CC), que tuvo un importante repunte en los meses de marzo - abril mientras que en mayo vuelve a su nivel.

-    Y en tercer lugar observamos la tasa de ausencias por COVID-19. Dato que hemos extraído para poder analizar su efecto y cómo ha generado, de media en las empresas, el 0´67% de las jornadas perdidas en marzo y el 1´63% en Abril. En mayo desciende la tasa pero sigue siendo un 0´91% o lo que es lo mismo, tres veces la tasa de ausencias que genera el accidente de trabajo.

Como dato positivo indicar que a 31 de mayo el porcentaje de trabajadores mutualistas recuperados fue del 86,7% en el colectivo de infectados y del 80% de aislamientos.

 

Por lo tanto, si comparamos la evolución del absentismo desde 2013 (año del punto de inflexión al alza alcanzando un 2´23%), y donde ya veíamos que la tasa venía incrementándose constantemente año tras año, a causa sobretodo de las Contingencias Comunes (superando la barrera del 3% en 2018), este año hay que sumar a ese incremento sostenido el impacto de la COVID-19, con lo que nos hemos aproximado al 4%.

 

No obstante, esperamos que este rebote se quede ahí y que, con la mejor evolución de la pandemia y ayudados también por el descenso de la incidencia, los datos vuelvan a la “normalidad”.

Y es que, la incidencia por Contingencias Comunes en el periodo Ene-May´20 ha descendido un -23´6%, que todavía no se percibe en la tasa de absentismo por la parálisis que los servicios sanitarios en general han sufrido, con una ampliación de la demora de las listas de espera para pruebas diagnósticas, citas con especialistas e incluso intervenciones quirúrgicas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Gestión de Absentismo de Umivale

 

> Volver a la Newsletter

26/06/2020


También te puede interesar