• |
  • |

La intervención temprana sobre conductas adictivas

adicciones

La existencia de las conductas adictivas en el ámbito laboral es una evidencia. Los espacios de trabajo son fiel reflejo de la sociedad por lo que en ellos podemos encontrar usos inadecuados, abusos y relaciones conflictivas con las adicciones.

Pero ¿qué hacer cuando en el ámbito del trabajo aparece una situación conflictiva respecto a conductas adictivas?. Quizá sea ese el momento en el que valorar la incorporación de acciones preventivas encaminadas a la generación de salud. La persona con la conducta adictiva necesita respuestas muy concretas que también se pueden gestionar.

Una respuesta por la que aún optan algunas empresas es la sanción, quizá basada en la creencia que de esta manera zanjará el problema. Sin embargo, desde la dinámica de la sanción es fácil que se genere un efecto perverso. Por una parte, es muy posible que active el rechazo del colectivo laboral, que puede ver en la empresa una respuesta punitiva, alejada del diálogo y la ayuda, generando distancias y desconfianzas. Por otra, va a favorecer que otras personas con problemas o que los puedan tener los oculten, facilitando que arraiguen, crezcan y degeneren en daños crecientes.

La opción por la acción punitiva aleja la intervención temprana, que permitiría actuar con los primeros síntomas del conflicto, evitando que éste crezca y favoreciendo la resolución exitosa, puesto que cuanto menor es el nivel adictivo de la relación, entre la persona y su conducta, mayor probabilidad de éxito habrá en la recuperación.

Es evidente que la intervención temprana requiere de un reconocimiento del problema, pues es la condición previa para iniciar un cambio de conducta. Por lo tanto, hay que actuar sobre aquellos miedos que impiden el reconocimiento. Estos son, sobre todo, el miedo a la sanción y el miedo al estigma.

Para reducir o evitar el miedo a la sanción, la pauta más eficaz es priorizar las respuestas de ayuda, la estabilidad en el puesto de trabajo y las políticas que facilitan el acceso y seguimiento de un programa de recuperación, eliminando la sanción como primera respuesta. Es importante que esta decisión sea consensuada, se plasme en un documento escrito y se de a conocer a todos los integrantes de la empresa. El hecho de que esté escrito y consensuado genera confianza y su difusión potencia su uso a través del conocimiento.

El estigma es el miedo al deterioro de la propia imagen entre el colectivo y lo que esto supone a la hora de establecer relaciones personales, promocionarse laboralmente y en cualquier otro tipo de interacción. La intervención sobre el estigma se puede realizar, con bastante eficacia, a lo largo de las acciones de prevención que se pueden desarrollar en el ámbito laboral.

Información veraz con la que desarticular mitos y falsedades, comprensión del proceso de una adicción y sobre todo partir de la certeza de que las relaciones adictivas, en cualquier nivel que se encuentren, son superables. Cuando las personas empiezan a tener claro que una relación adictiva es una enfermedad superable, el peso del estigma se reduce dando paso a estrategias de solidaridad y ayuda.

Si combinamos esta solidaridad con la reducción del miedo a las sanciones tendremos como resultado un colectivo laboral que, en lugar de encubrir los consumos y las situaciones de riesgo, ayude a sacar a la luz y proporcionar ayuda a aquellos compañeros y compañeras que puedan necesitarla. Potenciamos así el reconocimiento temprano, la intervención temprana y como resultado ampliamos la generación de salud, reducimos riesgos y mejoramos el clima laboral.

No obstante, hay que tener presente que una gran parte de la siniestralidad, el deterioro del clima laboral y la reducción de la productividad no surge de relaciones propiamente adictivas, sino de abusos y usos inadecuados, tanto de sustancias como de otro tipo de conductas. La solución de estos aspectos pasa prioritariamente por acciones preventivas. Evitar el daño es el objetivo primordial, la sanción implica el fracaso de una política de empresa basada en la prevención.

 

Autor: Asesoramiento Laboral, Proyecto Hombre Valencia.

 

 

 

 

 

> Volver a la Newsletter

21/12/2020


También te puede interesar