• |
  • |

El papel de la fisioterapia en el ámbito laboral

El Fisioterapeuta Ramsés Sánchez en el gimnasio de umivale

La función de las Mutuas Colaboradoras con la Seguridad Social es la de permitir a los trabajadores que se lesionan volver a su puesto de trabajo en condiciones óptimas. En su proceso de recuperación un alto porcentaje de ellos pasa por los gimnasios de rehabilitación –por nuestras manos-, de ahí que nuestro trabajo tenga la trascendencia que tiene: de nuestro buen hacer dependerá el tiempo que transcurra hasta su reincorporación (en caso de baja por contingencia profesional y también contingencia común, según) y las condiciones en las que se encuentren para volver a su puesto de trabajo.
“El tiempo que transcurra...”, dato importante a la vez que controvertido. Quienes trabajamos en este contexto somos conscientes de que lo hacemos con una lupa encima y bajo la influencia de elementos delicados: el vértigo de los números macro inherentes al concepto de absentismo laboral; lo apretado de nuestras agendas de pacientes (la presión asistencial generalmente es elevada, lo que obliga a tratar a varios pacientes a la vez) y la insoportable levedad de un dedo acusador: “me vais a dar el alta esté como esté” (sambenito que tenemos colgado, entre otros).
Nos toca, ineludiblemente, integrar calidad con volumen asistencial y ahorro potencial para las arcas en una ecuación de no fácil solución (visto desde fuera, es probable que alguien piense que esto es una incongruencia) y, por tanto, se hace necesario garantizar una atención excelente en nuestros gimnasios para no descuidar ninguno de los aspectos; el compromiso que tenemos para con las personas es alto, pero no es menor el adquirido con la sociedad.
Disponemos de los medios físicos adecuados; con voluntad y conocimientos se puede ser eficiente y eficaz para conseguirlo. A título personal, siempre he apostado por la información –no somos el hombre del saco y a todos nos interesa adelgazar las cifras del gasto- y por los resultados de mi trabajo como fisioterapeuta para vencer prejuicios y paradigmas sobre nuestra labor.
Después de diecinueve años sigo pensando que se puede equilibrar la balanza. Tal vez sea porque no olvido qué soy y qué me ha aportado mi profesión y porque todavía me sigo divirtiendo haciendo lo que hago. Cada paciente es un reto y cada éxito, una sonrisa de gratitud y un refuerzo personal. Y la suma de muchas sonrisas hace más liviano el peso de los números macro de arriba.
 
Autor: Ramsés Sánchez González. Fisioterapeuta en Umivale. Colegiado 2691. Dirección Médica de Umivale.

03/07/2019