• |
  • |

Buenas prácticas de los Agricultores de la Vega de Valencia a consecuencia de la COVID-19

Logo Agricultores de la Vega de Valencia

La empresa de servicios SAV, Agricultores de la Vega de Valencia, fundada en 1900, desarrolla su actividad en el ámbito del medio ambiente: limpieza de espacios públicos y privados, la gestión integral de los residuos, el mantenimiento de instalaciones depuradoras de aguas, mantenimiento y gestión de jardines, obra civil de medio ambiente y proyectos de I+D+I a nivel europeo.

Estas son algunas de las medidas que han llevado a cabo para intentar evitar o minimizar la transmisión de la COVID-19 entre la plantilla de SAV:

Desde el 10 de marzo, se ha venido limitando el acceso a los centros de trabajo. Los pases de lista de los centros periféricos se realizan al aire libre. La plantilla accede al puesto de trabajo y finaliza la jornada de forma escalonada y se han establecido señales horizontales en el suelo, marcando las distancias reglamentarias.

En lo que al servicio de barrido manual se refiere, se ha dividido a la plantilla en dos turnos, distribuyéndose la totalidad de esta entre el turno de mañana y de tarde. Se prohíbe que el personal se agrupe para así respetar la distancia de seguridad de 1.5 m entre ellos.

Se ha intensificado la limpieza de zonas comunes y frecuentadas por más personal, y se ha limitado el aforo de comedor y vestuarios a cinco personas simultáneamente

La limpieza de aseos, vestuarios y zonas comunes se lleva a cabo de tres a cuatro veces al día y exclusivamente con Sanytol o lejía.

Periódicamente, se reparten toallitas de Sanytol para la limpieza individual de los mandos del vehículo (volante, palanca de cambios, etc.) y se entrega un par de guantes de nitrilo por turno y trabajador/a por si fuera necesario entrar en aseos públicos o similar.

Se ha instalado de un sistema de disolución de microbicida concentrado, para el reparto de botellas pulverizadoras a cada uno de los conductores/as de la empresa.

En el momento que surgió la necesidad de realizar trabajos de desinfección y retirada de residuos tipo 2 en residencias de mayores infectadas solicitado por los ayuntamientos de diferentes municipios, se estableció un sistema de trabajo con entrega de EPIS adecuados (mascarilla FFP2, mono y gafas de protección) para el personal que debía desinfectar mediante mochila y /o cuba con solución de lejía.

Se ha modificado el método de trabajo en determinados servicios: recogida de muebles y enseres, se desinfectan previamente a su carga en el camión con soluciones de lejía. También se desinfectan los contenedores procedentes de residencias infectadas y los vehículos que los transportan. Para ello se establece método de trabajo y EPIS adecuados.

Se ha limitado el número de ocupantes de los vehículos.

Gracias a la colaboración de compañeros/as de costura, se han confeccionado 4000 mascarillas de polipropileno que se entregan a la totalidad del personal en diferentes fases: en primer lugar, a aquellos trabajadores/as que comparten vehículo y posteriormente a toda la plantilla.

También se han repartido botellas de agua y jabón por persona y turno. Se establece sistema de reparto, desinfección y nueva entrega.

Se realizan recordatorios periódicos de las medidas higiénicas tanto de forma verbal en los pases de lista, en forma de cartelería en todos los parques y en el portal del empleado.

Se acordó una solución con los diferentes ayuntamientos para aquellos servicios no considerados esenciales. Se ha pactado con la representación legal de la plantilla pacta la devolución del tiempo retribuido y no trabajado

Para el personal de oficinas se ha establecido un sistema de teletrabajo en determinados puestos, y se ha adoptado una jornada intensiva.

En el departamento de supervisión se han dispuesto los ordenadores de forma que se mantenga la distancia de seguridad entre puestos de trabajo.

 

Gratificación por parte del departamento de RRHH

A modo de agradecimiento y, simultáneamente, de incentivo para la continuidad de los buenos servicios prestados, así como para la contención del absentismo -habida cuenta de las facilidades conferidas para el acceso a la Incapacidad Temporal-, la Dirección de la empresa decidió abonar una gratificación voluntaria en el mes de abril a toda la plantilla que hubiera estado trabajando durante el estado de alarma.

Dicha gratificación generó un impacto positivo y una gran respuesta por parte de la plantilla, que, a pesar de ser conocedores de su extraordinario esfuerzo y dedicación ante la situación generada por la COVID-19, entendía que su responsabilidad, como buenos profesionales, era desempeñar sus funciones de la mejor manera posible, no teniendo por qué ser compensados por ello.

 

Trabajadores sensibles

Se realizó una evaluación de trabajadores sensibles.

Como primera medida se remitió a su domicilio a trabajadores de más de 65 años y embarazadas.

Posteriormente, tras publicarse los criterios de Salud Pública para la evaluación de trabajadores especialmente sensibles (TES) se aplican, teniendo en cuenta que ya se han establecido, medidas higiénicas y preventivas desde la empresa..

 

Puedes encontrar más información en su web

01/06/2020