• |
  • |

El 90% de los accidentes laborales oculares se podrían evitar con equipos de protección individual

worker-wearing-safety-glasses-on-construction-site

El 57% de los accidentes de trabajo con baja producidos en la cabeza afectan a los ojos. Unos accidentes que en los últimos años se han incrementado hasta un 25’6% - periodo desde 2016 al 2019-. “Esta tendencia solo se vio invertida en 2020, al igual que la reducción de la siniestralidad en general, como consecuencia de la COVID-19, del confinamiento provocado por la misma y por la paralización de muchas actividades”, apunta José Luis Cebrián, Responsable de Prevención de Umivale.

Desde el año 2016 hasta julio de 2021 se han producido en España 91.511 accidentes de trabajo con baja en los ojos y más de un millón de días de baja, según datos de la aplicación RESINA. Se trata de una herramienta de inteligencia de datos diseñada por la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AMAT) y que recopila información de las diecinueve mutuas colaboradoras. En el 85’9% de los casos los accidentados han sido hombres. Por sectores, el 21’6% se producen en actividades relacionadas con la construcción. Si nos fijamos en el tipo de accidente, el 31’6% de los casos se producen por contacto con sustancias peligrosas y el 27’9% por choques o golpes contra objetos o fragmentos proyectados.

Por este motivo, y con motivo del Día mundial de la Visión, el 14 de octubre, la mutua Umivale ha puesto en marcha la campaña “Mira por tus ojos, protégete”. Una iniciativa compuesta por una píldora audiovisual dirigida a las personas trabajadoras, para difundir a través de la web y las redes sociales de la mutua, un poster informativo con medidas preventivas y la difusión de la guía técnica de prevención de accidentes oculares.

El 90% de las lesiones oculares producidas en los lugares de trabajo se podrían evitar con el uso adecuado de los equipos de protección individual” apunta Cebrián. Por ello, y a la vista de las cifras “es imprescindible seguir incidiendo en la importancia de la prevención y concienciar tanto en la dirección de las empresas como en los propios trabajadores y trabajadoras”.

 

Mira por tus ojos, protégete

La campaña identifica varios tipos de riesgos para los ojos que pueden presentarse en las actividades laborales:

-    Mecánicos: proyección de partículas, salpicaduras de líquidos a presión, salpicaduras de metal fundido…

-    Químicos: salpicaduras de sustancias químicas, aerosoles líquidos, humos, gases, vapores…

-    Radiaciones: ultravioletas, solares, infrarrojos por soldadura,…

“Para minimizarlos debemos utilizar los equipos de protección adecuados y emplearlos de forma correcta según las instrucciones del fabricante. Igualmente debemos mantener en buen estado los equipos, limpiarlos y revisarlos antes de su uso y almacenarlos correctamente al finalizar la tarea”, destacan desde la mutua.

Así, la guía técnica nos indica los tipos de equipos de protección individual que existen según el diseño o el riesgo frente al cual ofrecen protección, las normas de uso y mantenimiento de los mismos y recoge unas pautas generales dirigidas a ayudar a las empresas a implantar un Programa de Protección Ocular en el seno de las mismas, para evitar este tipo de accidentes.

“Según el escenario en el que nos encontremos necesitaremos un tipo de protección diferente: gafas de montura universal, integral, pantallas faciales o incluso pantallas combinadas con otros equipos de protección individual. Debemos de seleccionar el EPI más adecuado en base a los riesgos a los que nos enfrentemos durante la realización de las tareas, no emplearemos el mismo tipo de protección en las actividades que generen radiaciones (como en los trabajos de soldadura), en las que se generen proyección de partículas (como las producidas durante el uso de un equipo de corte como una radial) o en trabajos donde puedan producirse salpicaduras por sustancias químicas”, ha explicado Cebrián.

 

Nueve consejos para prevenir accidentes oculares

1. Identificar y evaluar los riesgos existentes en los puestos de trabajo.

2. Anteponer los medios de protección colectiva a los de tipo individual.

3. Facilitar los equipos de protección individual necesarios y reemplazarlos en caso de deterioro o caducidad. Deberán contar con el certificado CE.

4. Formar e informar a la plantilla en los riesgos laborales.

5. Vigilar el uso correcto de los equipos de protección de protección individual o EPI’s.

6. Acotar y señalizar las zonas de trabajo, especialmente aquellas que resulten peligrosas o puedan generar riesgos a terceras personas.

7. Mantener el orden y la limpieza en los puestos de trabajo y garantizar una correcta iluminación.

8. Garantizar una adecuada vigilancia de la salud.

9. Garantizar la presencia de lavaojos señalizados en los centros de trabajo donde resulte necesario e impartir formación sobre su uso adecuado.

Todo este material ya está disponible en la web umivale.es, en el apartado Gestión de la prevención en riesgos laborales.

 

11/10/2021


También te puede interesar