• |
  • |

¿Cómo afrontar la vuelta al cole con la nueva normalidad?

vuelta al cole

Todos estamos viviendo una situación nueva que no esperábamos vivir y que no sabemos cómo manejar. En estos momentos de falta de control sobre nuestras vidas, rutinas, planes de trabajo,… ¡sobre tantas cosas! lo que mejor podemos hacer es centrarnos en lo que sí podemos controlar.

Nos inundan sentimientos alborotadores que nos pueden bloquear - Dudas, incertidumbre, retos, miedo, ansiedad, angustia - y tenemos que enfrentarnos a situaciones nuevas, inesperadas y cambiantes casi a diario.

En estos primeros días de colegio, cuando nuestros hijos también se enfrentan a sus emociones, es momento de ocuparse en buscar soluciones creativas y novedosas, en lugar de cogerle miedo. Debemos de ser conscientes de que el virus nos va a acompañar durante todo el curso escolar y tenemos la necesidad de adaptarnos, reducir la ansiedad y aprender a convivir con él.

Los padres debemos ser los primeros en transmitir la calma que nuestros hijos necesitan. Llevan meses sin unas rutinas establecidas, desconectados de otros niños, de sus profesores, y la ansiedad por el regreso a la aulas puede provocar sentimientos encontrados. Nos necesitan y podemos ayudarles, siempre desde la tranquilidad.

Los niños pueden presentar problemas de concentración, de atención y memoria, desmotivación, problemas para relacionarse, de adicción a las “pantallas”, irritabilidad, alteraciones de conducta, dificultad para tener un sueño reparador, problemas con la alimentación, miedo a la soledad, a la oscuridad, etc.

 

¿Cómo podemos ayudarles? ¿cómo gestionar todas estas situaciones?

Los psicólogos nos ofrecen sus planes de actuación para conseguir una buena gestión emocional. Aquí os dejo algunas pautas:

- No sabemos lo que va a pasar a medio o largo plazo así que solo podemos centrarnos en nuestro momento actual, este momento en el que sí podemos actuar. Por lo tanto, ocuparse de los problemas de hoy, sin anticipar situaciones no esperadas y sobrevenidas.

- Buscar soluciones creativas a los problemas de hoy y situaciones previsibles y trata de minimizar su impacto.

- Ser constante y recuperar los hábitos (de sueño, de estudio,…)  permite controlar a corto plazo lo que va a pasar y esto nos da seguridad y tranquilidad. Para ello es importante organizar y planificar con antelación las rutinas en un calendario que podemos trabajar conjuntamente.

- Tranquilizar a nuestros hijos sin negar la realidad y adaptando la explicación a la edad del niño. Poniendo el foco en lo que sí pueden hacer: mantener la distancia de seguridad, llevar la mascarilla, lavarse las manos, etc.

- Mantener una buena comunicación dentro de la familia y aprovechar el tiempo juntos para plantear preguntas y resolver dudas. Expresar emociones, compartir cómo nos hemos sentido en algún momento del día y resolver dudas y preguntas que puedan surgir. Favorecer este clima ayuda a tener un espacio para vaciar de preocupaciones nuestra mente y favorecer un descanso nocturno más saludable.

- Reforzar la capacidad del niño, potenciar su autoestima y hacerle ver que es capaz de retomar el curso, de vencer las dificultades, de adaptarse a los nuevos contenidos escolares,… mucho refuerzo positivo fundamentado, no gratuito. Siempre siendo concretos en nuestras felicitaciones, sin generalidades.

- Fortalecer vínculos familiares. Aprovechemos que esta situación es nueva para todos y realicemos dinámicas divertidas, realizar tareas juntos, compartir aficiones, etc. Lo importante no es la cantidad de tiempo que se dedica a ello sino la calidad de ese tiempo juntos.

- Recuperar los buenos hábitos alimenticios. Si se ha perdido el hábito de las cinco comidas al día, o del hábito de la fruta y verdura, es momento de empezar. Recuerda que también una buena hidratación es clave para que el niño se sienta bien.

- Realizar ejercicio moderado con frecuencia ayuda a conseguir una estabilidad emocional que podemos necesitar en momentos de cambios


Recordad que todo cambio empieza por uno mismo. Si los padres estamos tranquilos, les ayudaremos mucho a que ellos puedan conseguir lo mismo.
Ante cualquier alteración de conducta que consideréis desproporcionada y que no mejore con estas pautas, consultad con un especialista.

 

Autor: Sandra Alonso Guillen, Psicóloga General Sanitaria. Especialista en Psicología Clínica y Forense. Doctora en Psicología y Ciencias de la Salud. Dirección Médica de Umivale.

24/09/2020


También te puede interesar